Patrimonio bélico de la guerra civil en Jaén

Conversamos sobre Patriomonio y Memoria Histórica en Jaén

Entrevista para EducaHistoria realizada por José Luis de la Torre y DaMarkusWolf

Leyendo el estudio que tenemos entre las manos nos viene a la memoria el sufrimiento de la gente, el olor a pólvora, la sangre derramada. Todos los olores y sensaciones relacionadas con la Guerra Civil Española en Jaén.

Un grupo de profesores de la Universidad de Jaén dirigidos por Santiago Jaén Milla han trabajado durante más de dos años para rescatar el patrimonio de la guerra que ha marcado los últimos ochenta años de la vida de este país.

Este equipo multidisciplinario ha hecho hablar a las piedras, a los restos arqueológicos, a los caminos, a los campos de aviación, a las trincheras, a los refugios de los bombardeos. Porque las piedras frías nos trasmiten la historia desnuda, pero los historiadores nos devuelven fragmentos de la vida cotidiana, de los sentimientos y de los sufrimientos de los jienenses de la época.

Este trabajo es un esfuerzo didáctico para que los alumnos de la actualidad puedan sentir empatía con la gente que poblaba Jaén durante la guerra civil. Y para que nos hagamos las preguntas que nos harán construir un futuro mejor.

Los alumnos deberían reflexionar sobre los conflictos en la sociedad humana, en nuestra sociedad. ¿Por qué se producen? ¿Quién los provoca? ¿Cómo afecta a una mayoría de personas las decisiones de unos pocos? ¿Nos imaginamos la vida diaria en Jaén entre ataques y bombardeos?

Por otra parte, este es un trabajo que muestra perfectamente que la ciencia del futuro será interdisciplinaria o no será. Es impresionante cómo se gestiona el trabajo conjunto de historiadores, arqueólogos, geofísicos y didactas para ofrecer un producto final que es tan útil para la docencia como para la investigación.

Hoy charlan con nosotros a algunos de los miembros de este importante equipo que han publicado Patrimonio bélico de la guerra civil en Jaén. Educación democrática y turismo con memoria.

Escucha o visualiza la conversación

VER ENTREVISTA COMPLETA EN YOUTUBE

Santiago Jaén Milla

Se habla mucho de memoria histórica. Estamos viendo historiadores que la critican porque muchas veces se dice que la memoria que tiene una persona de los hechos históricos no siempre coincide con la realidad porque es parcial o al revés. Háblame un poco del valor de la memoria histórica por el cual vosotros habéis hecho este trabajo.

De todas formas, en nuestro caso, mirar nuestro trabajo no exactamente de memoria no va exactamente de memoria histórica, pero sí ha tenido una gran importancia la memoria histórica, por ejemplo, para localizar alguno de los vestigios que aparecen en el trabajo.

Es decir… Es un trabajo sobre patrimonio.

Efectivamente, es un trabajo de patrimonio bélico. Es verdad que para algunas cosas, para la localización de algunos vestigios, tanto en el núcleo urbano como en la zona de buenos campos, la zona de frente, si es verdad que la memoria de nuestros mayores no ha servido como fuente de la historia para localizar, para poder ir a esos sitios en los que se decía se conocía que había algunos vestigios de la guerra. Es cierto que yo como historiador, sí es verdad que el tema de la memoria y la historia es un tema que en principio están enfrentados.

¿Cuál es vuestra motivación para realizar este trabajo? ¿Es un proyecto meramente universitario?

Pues en mi caso, llevo ya más de una década trabajando estas cuestiones porque tuve la suerte de que por casualidad hace 12 años (en 2009) me encargaron un trabajo de localización de estos vestigios de la guerra y enseguida vi el potencial didáctico que tenían estos vértices hacia el potencial educativo, que tenían vestigios y que es justamente la parte que más me gusta .

A pesar de que el trabajo que hemos presentado habla de turismo con memoria, también es verdad que la parte educativa, que es donde yo estoy –y donde me encuentro mucho más cómodo-, es lo que más me llamó la atención. El proyecto nos une porque después de una década vemos y entendemos que no hay otro camino. Otras disciplinas como la arqueología, como la geofísica que nos pueden ayudar, a entender que este patrimonio. En el caso de la geofísica, a localizar este patrimonio, especialmente en los núcleos urbanos, en aquellos en los que la documentación histórica nos apunta la localización de vestigios. Pero para localizarlos, para saber si están ahí, la geofísica con sus técnicas de georadar es muy interesante.

Entonces, en mi caso arrastro una larga trayectoria de interés por este patrimonio y nos une un proyecto que nos dieron en el 2018 la Diputación Provincial de Jaén, el Instituto de Estudios Giennenses, en concreto, para localizar vestigio y para poner en valor este tipo de patrimonio, con una idea más clara de educación y de conciencia histórica, porque es un patrimonio que tiene mucho valor, es muy importante para la historia y también para la educación democrática.

” Hace 12 años me encargaron un trabajo de localización de estos vestigios de la guerra y enseguida vi el potencial didáctico que tenía

En el estudio habláis de una serie de temas que son trincheras, campos de aviación, refugios antiaéreos, arqueología. ¿Podrías contarnos más sobre la casa de Alcaudete?

La Casa de Alcaudete es un edificio de tipología militar que se llama así porque tiene forma de mata, En este caso algo más grande de lo habitual. Es una construcción militar que trata de reproducir el aspecto de una mata, para así intentar pasar desapercibida.

Y justamente esta casamata es el primer vestigio, el elemento patrimonial que se pone en valor, que se recupera en nuestra provincia (Jaén) y una de las primeras en el ámbito nacional. En el año 1996 cuando todavía no se trataba el tema de patrimonio, pasaba todavía completamente desapercibido. No se le trataba como un elemento patrimonial, incluso era un patrimonio incómodo. Y en el año 96, José Castillo interviene en ese capítulo porque era técnico de cultura, de patrimonio, en el ayuntamiento de Alcaudete, y a través de una subvención pudieron recuperar, adecentar y recuperar esa casamata tan particular.


Casamata de Alcaudete

¿Qué nos ha quedado hoy de esa casamata?

En este caso, casualmente está muy bien conservada. Y no es lo habitual, porque lo habitual es que los vestigios que se construyeron para el espacio de frente, después de 80 años, hayan tendido a desaparecer o tengan sus huellas en completo estado de ruina. Pero justamente esta casamata, creo que es por la proximidad al núcleo urbano de Alcaudete, se ha conservado en perfecto estado.

De hecho, su buen estado de conservación (consecuencia de la restauración del año 96) , puede dar lugar a equívoco. Podría dar la impresión de que se construyó ayer.  Es algo muy simbólico, incluso paradigmático, porque fue una construcción levantada por los republicanos que, ni tenían medios, ni construían este tipo de fortificaciones que con esa riqueza de materiales.

¿Qué actividad se le da hoy a este lugar?

En principio no se le da mucha utilidad. Creo que se le da poca utilidad desde el punto de vista que me interesa a mí: el educativo. Tampoco se le da mucha utilidad desde un punto de vista turístico. De hecho una de las ideas del libro es justamente esas. Poner en valor el potencial formativo respecto junto a nuestros valores democráticos y también respecto al turismo. 

¿Cómo tratáis de ligar estos espacios con la actividad turística?

En Jaén (junto algunas zonas de Siria, y otras del mundo) tenemos la mayor concentración de castillos y fortificaciones medievales en el territorio. Es decir, es una provincia que tiene esta particularidad: tiene muchas construcciones defensivas. En el ámbito de la guerra civil es lo mismo. Tenemos muchísimas construcciones militares de carácter defensivo. 

Entonces… ¿Cuál es el atractivo de ese patrimonio en el turismo? Nos debe servir para viajar al pasado, para hacer turismo con memoria. Visitando esos espacios que hoy no se baraja para visitar. Es algo que está tomando una gran dimensión en países europeos como Francia, Alemania o Polonia. Con esta idea trabajamos. Debemos trabajar por poner en valor este patrimonio, no tanto por la belleza estética, sino por cómo nos enlaza a nuestra memoria democrática y nos invita a pensar y reflexionar.

¿En qué estado os encontráis ese patrimonio bélico en Jaén, especialmente esos campos de aviación?

Pues es una muy buena pregunta. En este caso, en muchos de los antiguos campos de aviación te encuentras zonas de cultivos: olivares, algodón, etc… Choca un poco con lo que se tuvo que vivir en esos años de guerra. 

En especial destacaría el campo en Andújar. Nosotros subrayamos que se construyeron (o se prepararon para ser útiles) unos 13 campos de aviación en la zona. Pero fue el campo de Andújar el que tuvo una intensa actividad bélica,

Al estar los campos de aviación en ese estado… Te preguntarás cómo ubicamos con rigor histórico esos espacios. Lo hacemos con la documentación histórica que se conserva de la época y además porque en esos espacios solemos encontrar restos de pequeñas construcciones anexas a los espacios como búnkeres o refugios antiaéreos.

Esas estructuras, especialmente los refugios, son construcciones hechas de hormigón. Es por ese motivo por el que se han conservado, ya que se han usado para labores de labranza. 

” En muchos de los antiguos campos de aviación te encuentras zonas de cultivos: olivares, algodón, etc… Choca un poco con lo que se tuvo que vivir en esos años de guerra

Santiago… Veo que ha sido un estudio bastante coral. ¿Cómo ha sido coordinar a gente de distintas disciplinas en este trabajo?

En realidad ha sido fácil. Son compañeros y amigos en muchos caso. Además todo el mundo tenía claro el papel que tenía en cada trabajo. Ha sido un trabajo multidisciplinar en el que todos tenemos claro que cada uno aporta en su ámbito de conocimiento.

Yo creo que eso es lo que hace que el libro sea muy enriquecedor. Si sólo apareciera yo, quedaría como algo muy restringido a un sólo ámbito o disciplina. Al haber arqueólogos y geofísicos amplia mucho más la mirada sobre el patrimonio bélico. El trabajo multidisciplinar es el camino, ya que amplía la riqueza de este tipo de colaboraciones.

Me gustaría destacar que en el ámbito de la geofísica ha sido una gran aportación para estudiar, por ejemplo, los 150 refugios antiaéreos construidos en Jaén. El trabajo que presenta José Luis Peláez (y los compañeros de la Universidad de Alicante) facilitan, por ejemplo, el saber que al menos hay dos espacios que se podrían recuperar en un futuro.

Consuelo Díez Bedmar

Consuelo, tu te has dedicado a la parte didáctica del estudio. ¿Cómo podemos transmitir a los alumnos de hoy en día algo que ya les queda muy lejano, el cómo se vivió la guerra civil en Jaén?

Creo que esa es la idea que escribimos en el capítulo del libro acerca de la parte de educación. Me gustaría recalcar que la parte didáctica del libro la hemos escrito también mis compañeras Alba de la Cruz y Antonia García Luque. Las tres teníamos claro que lo importante era precisamente enseñar a aprender otra historia de la guerra civil. Digo otra historia de la guerra civil porque la guerra se explica en nuestro país sobre todo en base a batallas y haciendo referencias a grandes generales y a nombres masculinos que estaban constantemente viviendo en el frente.

Una de las aportaciones a nivel personal que nos ha dado el trabajo es ese. El acercarnos a esa guerra, que no es un videojuego, una película o algo real que sucede en el presente. Para ello hemos sido rigurosas con las fuentes, con todo tipo de fuentes. Una de las que destacaríamos son las cartas que se enviaban al frente y desde el frente. Poner en situación al alumnado que está acostumbrado a estar informado al instante con whatsapp o tras redes sociales… De cómo sería vivir recibir las noticias de tal magnitud a través de cartas. Cómo sería ir a una trinchera o una casamata a recoger el correo.

Tratamos de poner en contexto al alumnado. Por ejemplo, en el itinerario de Lopera hacemos referencia a la época del año. Es bien conocido en Jaén que esa época es la de la recogida de la aceituna, y es bien sabido el frío que hace. Este tipo de contextualizaciones ayudan a trasladarles a ese conflicto entendiendo mejor el contexto de lo que se contaba en la correspondencia. 

Esa correspondencia, junto a la planimetría, a recortes de periódicos y otros textos de la guerra hace que nos acerquemos a ese contexto y a esas vivencias de las personas. A nosotras nos interesa mucho poner en contexto al alumnado… ¿Dónde estaban las mujeres? ¿Dónde estaban los niños y las niñas?  ¿Qué hacían mientras algunos estaban atrincherados en el frente? ¿Cómo se vive esa relación social? Eso nos lo narra es parte de la historia que ha estado ocultada en los libros de texto, que para nosotras es muy importante: la empatía.

“Las tres teníamos claro que lo importante era precisamente enseñar a aprender otra historia de la guerra civil. Digo otra historia de la guerra civil porque la guerra se explica en nuestro país sobre todo en base a batallas y haciendo referencias a grandes generales y a nombres masculinos que estaban constantemente viviendo en el frente”

¿Qué nos puedes explicar de la parte didáctica de este proyecto?

Sí. Lo primero que hicimos fue acompañar a Santiago en todas las rutas e itinerarios que hacía. Queríamos verlo con nuestros propios ojos para tratar de hacer una propuesta que permita al alumnado contextualizar esos vestigios, para sentir qué pasaba en eses espacio pequeño cuando convivían 5 personas durante 6 meses. Tratamos de acercarnos a la vida cotidiana. Que se pregunten cómo era “ir al baño”, cómo dormían, cómo era su día a día.

Después de trabajar en esa profunda contextualización acudimos a los currículos del profesorado para trabajar todo el desarrollo competencial desde la educación primaria. Para nosotros es importante que todos estos temas se empiecen a trabajar en primaria. De hecho, gran parte de nuestra propuesta está pensada para realizarla en la educación primaria, después vamos ampliando hasta llegar a bachillerato.

Para nosotras es fundamental el trabajo competencial. Acercarnos a los hechos más allá de parte de esa historia patriarcal hecha para y por hombres que nos muestra una parte puntual de la historia. 

¿Cómo habéis enfocado el papel de la mujer en vuestra propuesta?

Les hacemos pensar dónde estaban y qué hacían los mujeres. Les hacemos que se pregunten quiénes creen que llevaban la comida de la casa a la trinchera. ¿Cuando? ¿Por qué? ¿Eran mujeres? ¿Eran personas mayores? Como decía, les hacemos adentrarse en esa parte de la historia que no se suele explicar. Para ello, para contextualizarles todo esto, nos apoyamos también en las fotografías del archivo histórico de la guerra civil.

Lo enfocamos tratando de explicar que la guerra no es algo que vivan unas cuantas personas de manera puntual en el frente. La guerra la vive la sociedad en conjunto.

Refugio Antiaéreo JaénRefugio Antiaéreo en Jaén

¿Cómo planteáis la relación entre esas visitas al patrimonio y los alumnos?

Santiago no lo ha comentado, pero lleva años haciendo itinerarios por la ciudad de Jaén, muchas veces con alumnos. Gracias a esas visitas entienden cosas que decían sus abuelos o sus padres. El patrimonio nos une con la memoria familiar. Con algunos comportamientos, cosas que no entendemos. ¿De dónde viene lo de no tirar comida? 

Peláez

¿Qué hace un geofísico en un proyecto sobre patrimonio bélico de la guerra civil en Jaén?

Hay diferentes técnicas geofísicas que permiten estudiar la existencias de estructuras en el subsuelo en los que no se puede hacer una prospección. La verdad es que es de bastante ayuda en arqueología. Desde hace años existe esa relación en Estados Unidos y Reino Unido. En los últimos años también lo estamos realizando en España.

Las técnicas que usamos sirven para encontrar esos vestigios enterrados. No siempre es fácil, especialmente en ciudades, que tienen una dificultad añadida, el hecho de haya muchos pasajes distorsiona los métodos geofísicos.

GeoradarGeorradar usado en el centro de Jaén

¿Qué papel juega el georradar en este escenario?

En este caso lo que hemos estado utilizando es un georradar de los que más se utiliza en la arqueología. Para que lo entendamos: todos hemos visto como funciona un radar en alguna película. Es una antena que emite señales, que emite ondas electromagnéticas en las que se reflejan los aviones y que nos permite ver dónde se encuentra y a qué velocidad va. 

Nosotros hacemos lo mismo pero en el subsuelo. Usamos una antena que emite ondas electromagnéticas que exploren el suelo y que si encuentran una estructura diferente, se observa y después de interpretarlo podemos conocer de esas estructuras. Esa es la principal metodología que hemos usado en este estudio.

“Lo que hemos hecho en este proyecto es usar el georradar en lugares del centro de Jaén donde teníamos algunos indicios históricos de que habían habido refugios. Hemos podido probar la existencia al menos de tres refugios antiaéreos que siguen ahí enterrados.

Y si hay diversas estructuras, probablemente con diferente datación… ¿Cómo puedes interpretar qué es cada estructura?

El uso del georradar, tal y como lo hemos aplicado aquí lo que te permite es ver la estructura más superficial. Normalmente en esas estructuras más superficiales se van a reflejar la mayor parte de las ondas electromagnéticas que emitimos hacia el subsuelo y podemos conocer qué se encuentra ahí, algo relativamente cerca del suelo.

Podemos estimar cuál es la profundidad aproximada a la que se encuentra. Es una técnica geofísica que es compleja de interpretar, aunque a veces es útil para eso que me preguntas. Especialmente si estás buscando una estructura con determinadas características, no una simple roca. Por ejemplo un muro o lo que podría ser en caso de los refugios antiaéreos los techos de ese refugio. Eso es relativamente fácil de interpretar.

Lo que hemos hecho concretamente en este proyecto es usar el georradar en lugares del centro de Jaén donde teníamos algunos indicios históricos de que habían habido refugios, ver si parte de esos refugio están allí. En este caso hemos tenido suerte y hemos podido probar la existencia al menos de tres refugios antiaéreos que siguen ahí enterrados.

Eso sí, con nuestra tecnología no podemos saber cuál es su estado de conservación. A partir de aquí ya no quedaría más remedio que hacer catas o trabajos de tipo arqueológico para saber más al respecto. Lo que sí sabemos es que los restos están ahí. Deberíamos hacer otros estudios para saber el alcance, el estado de conservación, especialmente enfocado a saber si se podrían reabrir o rehabilitar alguno de estos refugios. 

Patrimonio bélico de la guerra civil en Jaén. Educación democrática y turismo con memoria

SANTIAGO JAÉN MILLA (COORD.)

Patrimonio bélico de la guerra civil en Jaén. Educación democrática y turismo con memoria

La guerra civil española dejó un extenso patrimonio arquitectónico de carácter defensivo: trincheras, refugios antiaéreos, campos de aviación, búnkeres, nidos de ametralladoras… A excepción de los refugios que formaban parte de la defensa antiaérea de la dictadura franquista, todo quedó en el olvido hasta finales del siglo xx, cuando la aparición del movimiento memorialista y el empuje del turismo con memoria los sacó a la luz del ojo público.

Este libro colectivo y multidisciplinar que tiene como ámbito de estudio la provincia de Jaén habla de las trincheras en las zonas de frente, la edificación de aeródromos y refugios antiaéreos, la importancia de la investigación arqueológica y geofísica para localizar los refugios ocultos bajo los cascos urbanos y propone un aprendizaje vivencial: una serie de recorridos absolutamente originales por estos lugares de memoria. Unos itinerarios llenos de poesía, efectos sonoros, fotografías de la época, pensados para emocionarnos y conectarnos con las gentes que vivieron y sufrieron la guerra. Un conflicto cuyos vestigios, a juicio de los autores, deberían formar parte de los currículos escolares, debido a los beneficios que el aprendizaje in situ tiene para la formación del espíritu crítico.

Los habitantes de la provincia de Jaén y los visitantes en busca del rastro histórico de contiendas pasadas van a encontrar en esta lectura una propuesta de viaje diferente, que les llevará a imaginar los bombardeos en las mismas calles donde se produjeron, conocer los emplazamientos de los refugios antiaéreos y trazar el mapa de la memoria dolorosa de una guerra que inauguró una nueva y terrible manera de acabar con el enemigo: masacrar a su población civil.

Más sobre EducaHistoria

podcasts de historia

Escucha los Podcasts de Historia de habla hispana en nuestra sección de educahistoria.

ESCUCHA

MATERIALES DIDÁCTICOS de educahistoria

Materiales didácticos que puedes usar en tus flipped classroom.

CONSULTA

Propuestas pedagógicas para clase

Consulta nuestras propuestas pedagógicas para clase en educahistoria.

CONSULTA

CONVERSACIÓN

Autores de la conversación

José Luis de la Torre Díaz

Director de EducaHistoria.com

DaMarkusWolf

Tech. EducaHistoria.com